SER O NO SER: ACERCÁNDONOS A LO QUE ES COMPLIANCE

Por Felipe Sottorff, Abogado Compliance, Hayes & Corp.

 

Desde que me encuentro trabajando en temas relacionados con Compliance, he podido observar cómo este, en la práctica, se ha centrado en materias de Anti-Corrupción. He visto como múltiples seminarios, que han sido promovidos bajo el alero de Compliance, han terminado siendo relatos de cómo prevenir el soborno, el lavado de activos u otros delitos relacionados. Es más, es común leer ofertas de trabajo en que se busca a abogados con experiencia en Derecho Penal para desenvolverse en áreas de cumplimiento, pareciendo que este ámbito profesional privilegia esa formación, lo que, a mi juicio, es una limitación que podría no ser la más apropiada y, peor aún, tener consecuencias dañinas para las empresas.

No deja de ser cierto que, en el caso específico de Chile, diversos factores llevaron a legislar en materias de corrupción, de lo cual surgió la Ley N° 20.393 sobre responsabilidad penal de las personas jurídicas,  y que dicha norma sirvió de semilla  para que el concepto de Compliance fuera proliferando,  llegando a ser un tema de amplia difusión, no sólo como una buena práctica, sino como una obligación, para prevenir contingencias en los Directorios y equipos gerenciales en compañías de todas las industrias y tamaños. Por tanto, cumplir la Ley 20.393 es, hoy por hoy, un tema del cual las empresas en Chile deben y se están haciendo cargo. El mismo camino, han tomado otros países de la región, como México, Colombia y, a partir de este año, Perú y Argentina

Cuando hablamos de Cumplimiento o Compliance debemos tener presente dos posibles formas de entender dicho concepto, según su finalidad: la primera, de acuerdo a su fin inmediato, mira a la función de saber identificar riesgos y posibles sanciones, producto de la inobservancia de las normativas, las que pueden ser internas (Políticas, Códigos de Conducta, Protocolos, etc.) o externas (Leyes, Tratados Internacionales, Sentencias Judiciales, entre otras); la segunda forma de entender lo que es Compliance, es por su finalidad mediata, la que gira en torno al concepto de ética dentro de una organización -ética corporativa-, es decir, saber identificar aquellas prácticas que permiten distinguir entre lo correcto y lo equivocado del comportamiento humano dentro de las empresas; ambas ideas son caras de la misma moneda.

Ahora bien, como hemos dicho, las leyes existentes orientadas a la prevención de delitos de corrupción son solo una parte de lo que en el día a día se debe entender como Compliance, pero está lejos de ser lo único. Así, por ejemplo, si un negocio se dedica al diseño de vestuario, su sistema de cumplimiento deberá tener presente, entre otros, las normas laborales, civiles  y también  la normativa aplicable en materias de Propiedad Intelectual e Industrial  para evitar las multas impuestas por infracciones a dichas normativas; lo mismo sucederá con empresas de proyectos energéticos, quienes deberán hacer el mismo ejercicio pero respecto de la regulación ambiental; o, en su caso, un negocio que pertenezca al retail, el cual deberá tener presente el Decreto Ley N° 211 sobre Libre Competencia. Las compañías tienen que ser capaces de mirar sus procesos internos e identificar los riesgos de cumplimiento al que son susceptibles de incurrir y responder a ellos para prevenir, educar y promover una cultura de cumplimiento que sea constante.

Una herramienta de gran relevancia en esta materia es la norma ISO 19.600 de sistemas de gestión de Compliance, que señala la necesidad de orientar los procesos no solo al cumplimiento de la normativa, sino también a la “ética y las expectativas de la comunidad en general”.

Y es que, al final, el cumplimiento de las normas no es un fin en sí mismo (cumplir por cumplir) o un medio que se utilice exclusivamente para evitar sanciones, sino más bien persigue el objetivo de evitarlas y prevenir efectos que impacten la reputación, mantener el orden social y orientar a los individuos en sus conductas. Es esto por lo que se hace imperativo ampliar la visión que se tiene de lo que es Compliance, y así prevenir antes que lamentar.